RSS

Archivos Mensuales: enero 2010

El hombre-burbuja

 

Es frecuente ver a jóvenes enganchados a sus MP3, andando un poco somnámbulamente entre la gente, ensimismados, solitarios.

Tomás Salas

ForumLibertas.com

 

El aislamiento solitario

        Una noche sentado en una terraza de verano observé una escena que me llamó la atención y me suscitó cierta reflexión. Había varios jóvenes —creo que eran cuatro— alrededor de una mesa. Cada uno de ellos estaba ensimismado mirando y tecleando en su móvil. ¿Llamaban, jugaban, buscaban alguna información? Da un poco lo mismo; el hecho es que se comportaban como si estuviesen solos. No había una palabra, un gesto, ni siquiera una mirada hacia los compañeros. Esto es una anécdota, pero también un indicio de un fenómeno que se va generalizando. Es frecuente ver a jóvenes enganchados a sus MP3, andando un poco somnámbulamente entre la gente. O a chicos jugando con su PSP (perdón por la ensalada de siglas) ensimismados, solitarios.

        También son muchos los adultos que pasan horas y horas delante del ordenador, asomados a ese mundo mágico de la Red, donde está todo, pero donde todo tiene un aire fantasmal, o que pasan gran parte de sus vidas hablando por sus móviles, gesticulando solos como locos que hablan con un fantasma. Hay jóvenes que se pasan las horas encerrados en su cuarto, comunicándose por chat con sus amigos o navegando por la Red sin tener un rumbo fijo. Los auriculares se han convertido en un elemento común en nuestra vida cotidiana; se usan para todo: para oír la radio, ver la tele, oír música. Cada vez se ve más gente que pasa por el mundo con un aire un poco fantasmal, como encerrados en una burbuja. Como si el mundo exterior les resultara agresivo e inhóspito y quisieran encerrarse como el caracol en su concha.

La cosa no es nueva

        El fenómeno no es nuevo. Ya los pensadores alemanes Adorno y Horkheimer, en una obra de 1947, en plena resaca de la II Guerra Mundial, hablan de cómo las paredes de cristal de las oficinas separan a los empleados, o como el coche, al sustituir al tren, aísla a los viajeros. En los años 40 todavía no existían los móviles ni los ordenadores, pero ya se advertía que el progreso puede separar a los hombres, que la tecnología, como todo lo humano, tiene su cara amable y sus peligros. Vivir rodeados de tanta realidad virtual, protegidos por tanto muro, puede hacernos perder la referencia de nuestro propio lugar en el mundo. Hacernos olvidar nuestra condición de seres comunicativos y abiertos a la realidad y a los demás. Encerrarnos en la burbuja donde sólo se ve nuestra propia imagen deformada y sólo se oye el eco de una voz maligna y embustera que nos dice: «todo es mentira».

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 30, 2010 en Uncategorized

 

… y acaban pensando como viven.

Julio de la Vega-Hazas Ramírez

Un chico apostólico

La vida misma:
      Casimiro atiende semanalmente una catequesis para niños pequeños en un barrio extremo de su ciudad. El número de asistentes, afortunadamente, va creciendo, y con él la necesidad de más catequistas. Consciente de ello, Casimiro decide proponer a un chico de su clase, Luis, que colabore con esta labor.

Lo verdadero y lo útil

     Explicando en qué consiste la catequesis, Casimiro, para animar a su amigo, le cuenta que por esa barriada han aparecido recientemente miembros de una secta, al parecer bien preparados y con abundantes medios, que están consiguiendo atraer a más de uno.
      —”¡Fíjate, es terrible!”, apostilla.
      —”¿Qué es terrible? ¿Por qué? Si les sirve…”
      —”¿Cómo que si les sirve?”
      —”Pues sí. Si están convencidos de lo suyo, y les sirve para hacer el bien y rezar y pensar en los demás y todo eso, pues yo no lo veo tan mal”.
      —”¡Pero cómo va a estar bien eso, si es mentira!”.
      —”Vaya, no pensarás que tienes el monopolio de la verdad tú sólo”. Casimiro insistió:
      —”¡Pero…, cómo va a ser verdad eso! Si les viene todo de un americano, que seguro que estaba grillado“.
      —”Lo mismo pensarán ellos de ti. Y tú sacas tu Biblia y tus demostraciones. Y ellos sacan la suya, y sus demostraciones. Y si a alguien le parece más convincente lo tuyo, se apunta a lo tuyo. Y si les convence más lo de ellos, pues se apuntará a ellos”.

 
 

La experta insinuación de su padre

     Casimiro no esperaba esa reacción. No insistió porque se dio cuenta de que no valía la pena intentar que Luis fuera a la catequesis: ¿cómo va a enseñar el catecismo alguien con esas ideas? ¡A él era a quien había que catequizar! Se quedó con el asunto en la cabeza, y empezó a buscar libros para encontrar respuesta. Primero quiso informarse sobre la secta. Encontró que, efectivamente, su creencia dependía de una especie de “profeta” reciente; que simplificaba todo, especialmente a base de eliminar lo sobrenatural; y que su versión de la Escritura estaba manipulada. No tardó en darse cuenta de que por ese camino era muy poco probable que convenciese a Luis. Escudriñó después varios libros a la búsqueda de pruebas de la verdad de la fe católica. Parecía que se atascaba de nuevo: “Si le digo que hay milagros –pensaba–, me va a salir con que demuestre que son milagros de verdad; si le digo lo de las profecías, dirá que de las cosas pasadas cualquiera profetiza a tiro hecho, y las futuras como todavía no se han cumplido…; si voy con esto de la altura moral, me vendrá con el cuento de los monjes tibetanos o qué sé yo…” A todo esto, su padre había notado el afán de Casimiro por los libros de teología, y su cara de contrariedad, y le preguntó qué sucedía. Casimiro, que ya estaba a punto de rendirse, se lo contó.
      —”Creo que no vas a llegar muy lejos por ahí –fue la respuesta–. Estas cosas no suelen ser problema de demostraciones. Es…, no sé cómo decirlo…: o vives como piensas, o piensas como vives. ¿Entiendes?”
      —”Mmm…, creo que sí”, contestó, sin entender mucho pero dispuesto a pensarlo despacio.

Razonadas sinrazones que son excusas

     Días después, se le presentó a Casimiro una buena oportunidad. Se encontró con Luis, y éste, un poco de cachondeo, le preguntó:
      —”¿Qué? ¿Has encontrado ya alguien para esa catequesis?” Casimiro respondió que no, y a su vez preguntó:
      —”Oye, ¿pero es verdad que tú no tienes fe?”
      —”Tampoco es eso. Unas cosas me convencen más y otras menos…”
      —”¿Como cuáles?” Luis empezó a enumerar una serie de cosas: el que no se puedan divorciar matrimonios rotos, el que la Iglesia sea “cerrada” y no haya libertad de expresión ni democracia, el que haya que “obedecer ciegamente”, el que obliguen a ir a Misa, y otras cosas del mismo estilo. Casimiro pensó un momento lo que le había dicho su padre, y se lanzó.
      —”Mira, todo eso estaría muy bien si no fuera por una cosa”.
      —”¿Cuál?”
      —”Que todo eso es una excusa”.
      —”¿Una excusa de qué?”
      —”Una excusa para no hacer nada y para justificarte. Mira, con estas cosas te juegas mucho, ¿verdad?”
      —”Sí, supongo que sí” (el tono de Luis era algo displicente).
      —”Pues si te juegas mucho, hay motivos más que suficientes para asegurarse, para buscar dónde está la verdad y por qué. Pero no: tú ahí te quedas más parado que un semáforo, a la espera de que alguien te convenza, te demuestre…, y si no, nada; vamos, que si Dios viniera a intentar convencerte, tú a lo mejor te dignarías hacerle caso, a ver si lo consigue. Eso es mucha cara“.
      —”Oye, que yo nunca he dicho eso…”
      —”Decirlo no, pero es lo que haces. Tienes una serie de ideas, que por cierto no creo que sea ninguna tuya, que curiosamente coinciden todas en que dejan hacer lo que te da la real gana y en que piden explicaciones a los demás: hasta que todo el mundo se justifique y logre convencerte, tú a hacer lo que quieres y a no mirar en ti mismo si está bien lo que haces y si todas esas ideas son honradas o no pasan de ser excusas… ¡mira qué bien!”.

Los primeros síntomas de una verdad oculta

     No esperaba Casimiro que su amigo diera el brazo a torcer fácilmente, pero estaba satisfecho porque Luis comenzaba a dar muestras de enfado, y eso –pensaba– era síntoma de que le había afectado lo que le había dicho. Ya conocía a Luis, y cuando éste pasó al ataque personal –que si era un fanático, un orgulloso, etc.– no le pilló desprevenido. No quiso contestar a eso, y se limitó a decir que “si te pica lo que te he dicho será por algo; yo ya no te digo nada; tú verás si te piensas esto o sigues con lo mismo, que probablemente no te lo creas ni tú”. En el fondo, sí pensaba insistir, pero un poco más adelante: presentía que para que “digiriese” lo que le había dicho hacía falta un poco de tiempo. De momento, lo que sí veía era que, en cualquier caso, algo positivo ya había sacado: su propia fe salía reforzada de esto, y había aprendido unas cuantas cosas.

Son ciertamente complejas las razones de la increencia pero no es justificable

Interrogantes:
     
— ¿Se deben aceptar las verdades de la fe porque nos convenzan? ¿Por qué se deben aceptar? ¿Está justificado no creer en algo que no convence? ¿Y en algo sobre lo que vemos razones para rechazarlo? ¿Por qué? ¿Cómo definirías entonces la fe?
      — ¿Se puede tener fe para unas cosas y no tenerla para otras? ¿Cuál es el motivo?
      — ¿Puede decirse que la Iglesia Católica tiene el “monopolio” de la fe? ¿Cómo juzga la Iglesia a las demás creencias? ¿Se puede decir que una creencia es buena si sirve para portarse bien? ¿Y que todas tienen igual valor con tal de que se crean sinceramente? ¿Qué noción de la fe tienen los que defienden estas ideas?
      — ¿Se puede demostrar la fe? ¿Por qué? ¿Tienen algún valor los argumentos que encuentra Casimiro en los libros? ¿A qué conducen? ¿Podrías añadir algún otro argumento a los que aparecen? ¿Pueden demostrar alguna cosa? ¿En qué sentido la teología puede ayudar a la fe?
      — ¿Son evidentes para nosotros las verdades de fe? ¿Se podría decir que se conocen con la misma firmeza que si fueran evidentes? ¿Por qué? ¿Cómo explicarías que no hay orgullo, fanatismo, intolerancia o falta de comprensión cuando hay una fe firme? ¿En qué consiste el “complejo de superioridad” del cristiano? ¿Es compatible con la humildad? ¿La exige? ¿En qué sentido?
      — ¿Es cierto lo que dice el padre de Casimiro? ¿Podrías explicarlo? ¿Por qué crees que se ha deteriorado la fe de Luis? ¿Por qué la fe de Casimiro sale reforzada después de este episodio?
Vid. Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 142-144, 150-162, 172-175, 819, 842-845, 856.

Creer es confiar del todo en Alguien

Así es la vida:
     
Ante todo, es preciso comprender qué se entiende, en un sentido amplio, por fe. La fe no se dirige primariamente a “algo”, sino más bien a “alguien”. La fe es un “fiarse”, y uno no se fía de las cosas, sino de las personas. Cuando hay fe en alguien, se acepta lo que dice no tanto por lo que se dice en sí, sino más bien por quién lo dice. Supone aceptar un “algo”, pero por causa del “alguien” de quien nos fiamos. Cuando el motivo por el que se tiene algo como verdad es que nos convence, está claro de quién nos fiamos: de nosotros mismos. Al menos, supone no confiar plenamente en quien lo afirma. Y en este caso se trata nada menos que de Dios: creemos no tanto por el hecho de las verdades reveladas aparecen como verdaderas e inteligibles a la luz de la razón natural, sino a causa de la autoridad de Dios mismo que revela y no puede engañarse ni engañarnos (cfr. C.Ig.C., 156).

No es fe si se pretende compresión de lo creído

     Luis sólo tiene fe en lo que le convence. No se trata tan sólo de discernir, entre varias “ofertas” que pretenden tener la Revelación divina, cuál dice la verdad. No pretende que las respectivas “demostraciones” muestren la verdad, sino que convenzan; por eso, lo que él llama “demostraciones” no lo son en realidad, o al menos no son concluyentes en sí mismas, sino sólo en cuanto “le” convenzan. Prueba de ello es que en su visión no parece importar que una religión diga la verdad, sino sólo “que sirva” para ser mejor. Para él, la religión no es algo “verdadero”, sino sólo “útil”. Parece ver en ella una oferta variada de personas –a las que “concede” buena intención, eso sí– que crean un montaje, con base a ideas particulares, opiniones, hipótesis, o lo que sea: todo, menos la verdad que proviene de Dios. Hay, pues, no ya una incertidumbre sobre cuál es la verdadera religión, sino un verdadero agnosticismo encubierto. Y no está de más aclarar que, por supuesto, la religión es “útil” –sería más adecuado decir benefactora–, pero lo es en la medida en que es verdadera: no se pueden disociar “verdad” y “bien”.

Otras religiones tienen parte de la verdad

     Y si nos preguntan a los católicos si pretendemos tener “el monopolio de la verdad”, ¿hay que contestar que sí? En realidad, no está muy bien formulada la pregunta: contestar que sí a secas da a entender que tenemos todo y los demás nada. Es verdad lo primero, pero no lo segundo. Las demás religiones tienen parcelas de verdad, que en algún caso son muy elevadas, y, en la medida en que las tienen, pueden hacer el bien; es más, su fuerza les viene de la plenitud de gracia y de verdad que Cristo ha confiado a la Iglesia Católica.

Quien busca honradamente reconoce la necesidad de creer

     ¿Y por qué ese uno tiene que ser la Iglesia Católica? No es muy difícil, al menos si se examina con profundidad, descartar bastantes creencias, por sostener cosas absurdas, tener origen incierto o enseñar una moral indigna, pero eso no resuelve todo el problema. Aquí entran en juego las “investigaciones” de Casimiro. Los argumentos que estudia son perfectamente válidos, siempre que se sea consciente de que tienen una “utilidad limitada”, es decir, insuficiente para garantizar el ulterior acto de fe. Constituyen lo que se han llamado preambula fidei, y muestran que es razonable adherirse a la fe católica, y que sólo ella tiene todas las garantías de autenticidad. Sitúan, a quien honradamente busca la verdad, a la puerta de la fe. Pero no más allá. Porque tener fe no será nunca fruto de comprobar la veracidad de la conclusión de un razonamiento, sino la respuesta personalísima y libérrima a una gracia de Dios que mueve a creer: es, por tanto, al mismo tiempo un don de Dios, inalcanzable con las solas fuerzas humanas y un acto plenamente humano que acoge ese don y se adhiere a él (cfr. C.Ig.C., 153-154). El rechazo de esta gracia –por ejemplo, cuando pretendemos condicionar nuestra adhesión a tener una seguridad que sólo proporciona la evidencia: ésta sustituiría a la confianza– es culpable, y, por tanto, un pecado. Es también interesante saber que, de todos los argumentos –”motivos de credibilidad”–, el más importante es la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, un hecho histórico comprobable (existen más pruebas de este acontecimiento que de otros muchos hechos históricos que se dan por ciertos). Por lo demás, destaca el fruto de santidad de la Iglesia (cosa distinta son a veces las apariencias o los “clichés” propagandísticos, que se disipan cuando se examinan las cosas de cerca y con rigor). Es cierto que puede haber santidad en comunión imperfecta con la Iglesia, pero sigue siendo fruto de la santidad de la única Iglesia. De ahí la fuerza que tiene el enseñar las vidas de los santos, más aún cuando se trata de santos cercanos en el tiempo y circunstancias.

La falta de coherencia práctica condiciona el modo de pensar

     Pero, para dar sus frutos, la búsqueda de la verdad debe ser honrada. Lo que dice el padre de Casimiro es verdad, sobre todo en un caso como éste en que Luis, que ha sido educado en la fe católica. Ha habido un rechazo –al menos práctico– de ésta, y eso no sucede sin motivo. Hay cosas que no entiende, pero eso es la excusa, o al menos la consecuencia, no la causa. La causa la expone bien Casimiro, y actúa bien: no hay otra manera de “despertar” a Luis. Por lo tanto, es preciso señalar –como respuesta global a las dificultades planteadas por Luis– que la adhesión por la fe a Jesucristo exige una coherencia personal respecto a su doctrina.

No se da lo que no se tiene

     Y por último, recordar que, en las tareas de formación cristiana, aunque sea la catequesis más elemental, la primera necesidad es comprobar y cuidar la formación de quienes se pretende que formen a los demás.

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 27, 2010 en Uncategorized

 

SIGUEN EN DESCENSO LAS MUERTES MATERNAS POR ABORTO

Año X, Nº 649, 25 de enero de 2010

SIGUEN EN DESCENSO LAS MUERTES MATERNAS POR ABORTO

Las cifras oficiales derrumban los mitos abortistas. Mientras que en el 2008 las muertes maternas se redujeron sólo un 3% respecto al año anterior, las muertes por aborto cayeron un 16%. Las muertes maternas por aborto representan el 0,04% de las defunciones femeninas.

Por Mónica del Río

El total de mujeres fallecidas durante el 2008 fue de 142.274, siendo las primeras causas:
enfermedades del corazón (34.092), tumores malignos (26.442), enfermedades cerebrovasculares (9.888), infecciones respiratorias agudas (8.555).

Las muertes maternas -relacionadas con el embarazo, parto y puerperio- son un subgrupo de 296 muertes en un total de 142.274. El aborto provoca el 20,9% de las muertes maternas y el 0,04%
de las muertes de mujeres. En el total de muertes femeninas el aborto se ubica por detrás de muchísimas causas evitables, por ejemplo la desnutrición que en el 2008 ocasionó la muerte de 573 mujeres.

De las 296 muertes maternas del 2008 el 20,9% fue por aborto. Las demás estuvieron ocasionadas por causas obstétricas directas (19,6%), indirectas (19,9%), trastornos hipertensivos (15,2%), infecciones generalizadas (13,2%) y hemorragias pre o postparto (11,2%). La cifra le permite decir a los abortistas que el aborto es la primera causa de mortalidad materna
en Argentina (titulo reiterado en los medios de prensa) y el lector desprevenido interpreta que es la primera causa de muerte para las mujeres.

Muertes maternas por aborto

Las últimas cifras disponibles son las del año 2008 y fueron publicadas en diciembre de 2009 por el Ministerio de Salud de la Nación. Según esos datos en el 2008 se produjeron 62 muertes maternas por aborto en todo el país. El mismo indicador para el 2007 era de 74 muertes, lo que implica una reducción del 16% respecto al año anterior y del 33% con relación al 2006 cuando las muertes eran 93.

A continuación las muertes maternas por aborto desagregadas por distrito:

 

 

Año 2008: Muertes maternas por aborto por provincia

Ciud. Aut. de Buenos Aires: 1

Buenos Aires: 23 (20 en el GBA)

Catamarca: 0

Córdoba: 2

Corrientes: 0

Chaco: 7

Chubut: 1

Entre Ríos: 4

Formosa: 2

Jujuy: 3

La Pampa: 1

La Rioja: 0

Mendoza: 2

Misiones: 6

Neuquén: 0

Río Negro: 0

Salta: 0

San Juan: 0

San Luis: 0

Santa Cruz: 0

Santa Fe: 2

Santiago del Estero: 5

Tucumán: 3

Tierra del Fuego: 0

 ______________________________________


NOTIVIDA, Año X, Nº 649, 25 de enero de 2010

Editores: Lic. Mónica del Río y Pbro. Dr. Juan C. Sanahuja

Página web:

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 26, 2010 en Uncategorized

 

•••”LA PATRIA” DE LEONARDO CASTELLANI•••

 

Nuestra bandera nació en un pelado pedazo de pampa, junto al río inmenso y melancólico, en tiempos de guerra y de heroico apuro. No es símbolo de ninguna herejía, no es símbolo de ningún capitalismo, de ningún imperialismo, de ningún rencor fratricida; no ha amparado piratería ni conquistas injustas, ni siquiera venganzas criminales… yo quisiera decir que los males que sufrimos hoy como pueblo los argentinos no son fruto de los crímenes nacionales, sino más bien de la imprevisión y de ingenuidad, de superficialidad y de ignorancia en último caso.

Pero como la ignorancia también es pecado cuando es culpable, lo mismo que la violencia, y la pereza intelectual es uno de los siete pecados capitales, y uno de los “siete sabios de Grecia”, Pítaco, al lado del “conócete a ti mismo”, puso este mandato: “CULTIVA TU INTELIGENCIA, ESTUDIA CONTINUAMENTE, CONOCE A LOS DIOSES”.

Así como existe un amor informe a la patria, que es el amor del salvaje a su clan (no basta ser independiente para ser Patria, no hay nadie más independiente que el salvaje), así existe un amor falsificado.

Es el amor de los que hacen de su Nación un absoluto, le ponen atributos divinos, idolatran en ella, venden a ella su alma, y le hacen sacrificios humanos, lo cual se llama hoy: ultra-nacionalismo o estatolatría.

El hombre es animal adorante, cuando no adora al Dios sumo, se adora a sí mismo en las obras de sus manos. “No adoraras la obra de tus manos -dice el Libro Santo-, no te harás ídolos de madera, de marfil y de oro”. 

El estado es la gran obra de las manos del hombre, es la suprema creación del intelecto práctico, dice Santo Tomás. Pero eso no quiere decir que el amor patrio sea malo, sino que lo es su corrupción. Puesto que las peores corrupciones, son las corrupciones de las cosas buenas.

…Entonces, ¡Oh jóvenes argentinos que me escucháis!, nuestro deber es cerrar filas al lado de nuestra bandera, abrir los ojos y corazones, renunciar a todo odio excesivo y particularismo, lidiar nuestras luchas internas, que son necesarias, sin pecar jamás gravemente contra la concordia nacional, sin faltar a la caridad social y a la justicia fundamental, sin hacer de ningún hermano argentino un enemigo irreconciliable; odiar al error sin odiar a los que yerran, al pecado sin odiar a los pecadores.

(FRAGMENTOS DEL DISCURSO DE LEONARDO CASTELLANI EL 20 DE JUNIO DE 1944)

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 26, 2010 en Uncategorized

 

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

 
1 comentario

Publicado por en enero 26, 2010 en Uncategorized